Viajar con niños a Nueva Zelanda (II) Isla del Sur

Para pasar de la Isla del Norte a la Isla del Sur, hay que tomar un ferry en Wellington. Dos compañías, Blueridge y Interislander lo hacen, y no hagáis como nosotros, reservad con antelación sino o es muy caro, o hay que esperar unos días en Wellington. El ferry es caro, a nosotros nos costó 400$, de los cuales 300$ era por el camping car.

Durante la travesía se puede hacer varias cosas: ver una película, ver el paisaje de fjordos, hacer los deberes o escribir el blog. Obviamente, hicimos los dos últimos. Somos así.

La isla del Sur nos recordó a Islandia, por los paisajes, las cabras y los cambios de temperatura.

La isla del Sur es una región poco poblada, solo un millón de habitantes para un territorio grande como la mitad de España. Pero tuvimos la mala suerte de visitarla en pleno año nuevo chino (es el año del cerdo) así que hay que corregir las estadísticas demográficas. En la Isla del Sur en febrero, hay un millón de neozelandeses, cuarenta millones de cabras y cien millones de chinos. Buena preparación para lo que nos espera en junio.

A estas alturas, ya éramos profesionales en el tema camping car, así que nos movíamos con mucha facilidad por la isla. Teníamos un itinerario bien diseñado, pero tuvimos que cambiarlo por el tiempo. Empezó a llover fuerte durante una semana en la costa oeste (donde están los glaciares Franz Josef y Fox) así que preferimos no ir. Aunque lo que me da más pena fue no haber podido hacer el Milford track, 60 km preciosos entre Milford Sound y cerca de Te Anau, pero no se puede hacer en un día ni por partes (es todo o nada). Todas las cabinas para dormir por el camino están reservadas casi seis meses antes. Habrá que volver entonces.

La primera noche, al llegar del ferry, la pasamos en una playa desierta. Aunque no os lo creáis, me tome una sidra y aprovechamos para inmortalizar la ocasión.

Viajar a Abel Tasman con niños

El parque Abel Tasman es una de las nueve Great Walks de nueva Zelanda. La idea es simple. Tomas un barco que te lleva a una playa y vuelves…dependiendo de cuanto quieres caminar.

Cuando le dijimos al capitán del barco que queríamos ir a Bark Bay, nos miró y dijo, ¿estáis seguros? Son 20 kilómetros para volver. Mael me preguntó, sin subida? No, solo playa. Vamos!

Antes de llevarnos a Bark Bay, fuimos a ver la Split Apple rock. Para mí esto no puede ser natural J

Desde Bark Bay hasta Marahau, son efectivamente 20 kilómetros de caminata, muy bonitas. Lo mejor sin duda es la real fruit ice cream al final. Es un helado de vainilla al que ponen frutos rojos congelados y lo mezclan para hacer un helado de frutos rojos en tiempo real. Buenísimo.

Lo peor de Abel Tasman es que aprendimos que la batería de un camping car no es eterna cuando te olvidas las luces puestas durante todo el día mientras haces 20 kilómetros de trek…

Viajar a Kaikoura con niños

No habíamos pensado ir a Kaikoura, ya que lo que teníamos pensado era ir a los glaciares. Pero al llover muy fuerte en la costa Oeste, decidimos ir por la costa Este y no nos arrepentimos.

Kaikoura tiene tres puntos importantes:

  • Una de nuestras mejores comidas en Nueva Zelanda, el Seafood Barbecue. Comimos una langosta, vendida el peso, buenísima
langosta de Kaikoura…
  • Una caminata, muy tranquila por las playas y los precipicios de Kaikoura, la Península Walkway. Las vistas son espectaculares
  • Ver los leones marinos desde MUY cerca. Me saqué una foto a unos 10 metros de uno… sin ver que había otro a 2 metros de mi. Casi lo piso y el león marino hizo un movimiento como si me fuera a comer! Casi me muero del susto…

En Mount Cook tuvimos la mala suerte de estar junto a miles de turistas así que el paseo no lo podemos recomendar, aunque las vistas son guapas. Estábamos en fila india en un trekking de 12km. Al final, no lo terminamos.

Lo que sí podemos recomendar entre Mount Cook y Queenstown es la ciudad de Wanaka, sobre todo por tener en un pueblo tan pequeño uno de los museos de ilusión y magia más bonitos que he visto.

Hacer el Routeburn Track con niños

Al día siguiente empieza lo más bonito del camino. El Routeburn track. Es una de las 9 Great Walks de Nueva Zelanda. El Routeburn dicen que es el más bonito. Son 32km de paisajes diferentes cada 5 minutos. Se suele hacer en 2 ó 3 días, hay varios campings en el camino pero obviamente, como en todo Great Walk, hay que reservarlo como seis meses antes. Nosotros pensamos que 32km se hacen en un día sin problema, aun con niños…

Pero tiene un problema, Empiezas esos 32km y cuando terminas, tu coche está 330km más lejos en ruta! No es como Tongariro que tienes que tomar un minibús durante 20 min. Aquí el transporte es complejo. Así que si vas en tu propio coche, tienes dos opciones:

  • Hay algunas empresas fundadas por triatletas que hacen corriendo el routeburn track y vuelven con tu coche, así que cuando tú llegas al destino tienes tu coche listo. Ideal! Pero hay más coches que quieren hacerlo que triatletas disponibles.
  • Hacer medio Routeburn track y volver por el mismo camino. Pero claro, eso significa hacer 16km ida y vuelta, 2 veces…total, 64km… The Divide se situa entre Queenstown y Milford así que eso es lo que hicimos.

Experiencia genial, solo hace falta ver las fotos!

esto es la primera parte, de Routeburn Shelter a Harris Saddle

Y esto es la parte de The Divide a Harris Saddle 🙂

Viajar con niños a Milford Sound

El sur y los Fjordos son parada obligatoria. Hay dos puntos muy importantes.

Hacer el Milford Track, unos 60 km…que deberían ser fantásticos ya que pasas por glaciares, montañas, ríos y cascadas…pero que no se pueden hacer en un solo día y todos los refugios estaban ocupados.

Además, este es aún peor a nivel logístico que el Routeburn Track, ya que se sale de Milford Sound y después se llega al lago Te Anau, donde hay que organizar un barco que te lleva a Te Anau Downs, donde hay que organizar un bus que te traiga otra vez a Milford Sound, 200km más lejos…Casi casi es más fácil volver por el mismo camino J

Será para otra vez con Kike 🙂

Lo que sí pudimos hacer es un crucero por los Fjordos de Milford y eso es algo imperdible

Viajar a Dunedin con niños

Dunedin es una pequeña ciudad del sur de nueva Zelanda, con varios puntos de interés:

  • Tener la calle con más pendiente del mundo. Mael se la hizo corriendo…pero hacia abajo. Yo llego a hacer eso y me quedo sin rodillas.
  • Un Jardín chino muy bonito y el museo
  • El centro, con la plaza octogonal
  • Nada más! Nos fuimos rápido J

Antes de terminar en Christchurch, justo tres semanas antes de los horribles atentados, descansando tranquilamente de tanto trek, visitamos los Moeraki Boulders, unas rocas muy inusuales en una playa preciosa!

Viajar con niños a Nueva Zelanda: (I) Isla del Norte

Bienvenidos a la Tierra del Medio. Lo primero que se ve en el aeropuerto de Auckland es una estatua gigante de Thrain, el enano, abuelo de la estrella del Hobbit Thorin. ¿Que cómo sabemos todo eso? Pues porque en Nueva Zelanda, nos hemos visto las seis películas de El Hobbit y El Señor de los Anillos, obviamente.

Tuvimos la suerte de venir a Nueva Zelanda desde Polinesia Francesa y no desde España, así que tuvimos solo 5 horas de viaje en vez de 35h. Pero el cambio horario fue mayor. Entre Polinesia y Nueva Zelanda hay 23 horas de cambio horario. La línea de cambio de día está entre Polinesia y Nueva Zelanda, así que en nuestra vuelta al mundo hay un día que no existió: el 18 de enero.

En Nueva Zelanda hicimos un intercambio, con una familia que tiene dos casas, en Auckland y en Coromandel.

Viajar con niños a Auckland

Auckland es una ciudad muy vivible, tiene dos bahías muy diferentes, playas de arena blanca en una y arena negra en otra, un volcán y miles de lugar donde ir… a los que no fuimos porque Liam se encontraba mal. Lo habían picado los mosquitos fuerte en Polinesia y se rascó hasta el punto que sus piernas le dolían. Así que médico, medicación y reposo. Solo pudimos estar una tarde visitando Auckland y otra viendo el Zoo. Lo divertido del Zoo es que la parte menos interesante es la de Nueva Zelanda. Este país no tiene animales grandes originarios de Nueva Zelanda, así que su mascota es el Kiwi, un pájaro bastante feo que no puede volar. Yo pensaba que era el kiwi por la fruta…pero al ir al supermercado me di cuenta que los kiwis (la fruta) son importados…

Viajar con niños a Coromandel

Coromandel es la península al este de Auckland. Vale totalmente la pena pararse unos días para conocer el lugar. Nos organizamos rápidamente con un plan muy claro:

Durante el día visitar, hay bastantes lugares a menos de una hora en coche que valen la pena. Durante las tardes, nos íbamos al wharf (un mini puerto donde están los mini barcos) y los chicos pudieron saltar al agua desde un trampolín. Los chicos se hicieron amigos de neozelandeses y hasta una de ellas se enamoró de Liam….pero no puedo contar más bajo amenaza. (solo puedo decir que ella se quedo en la friendzone)

Los puntos que vimos en Coromandel:

The Pinnacles: Precioso trek de 20km, unas 8 horas ida y vuelta con buenas subidas y mejores vistas. Muy chulo, vale la pena.

Cathedral Cove: Playa ultra turística, tanto que no se puede aparcar. Se llega tomando un bus y caminando unos treinta minutos. Es muy conocida por las vistas que tiene, las rocas y sobre todo por su arco tallado en medio de la roca. Totalmente recomendable. Por cierto, es la playa de Narnia, como bien me recuerda Mael.

Hot Water Beach: situada cerca de Cathedral Cove, lo ideal es ir el mismo día al atardecer. Debajo de la playa hay un pozo enorme de agua hirviendo. Así que la gente viene a esta playa con palas y cavan un agujero en medio de la playa. Parecen las trincheras de la Primera Guerra Mundial. Del agujero sale agua caliente que combinada al agua de mar hacen unas mini saunas en medio de la playa. La verdad, los niños se pasaron tres horas haciendo el agujero perfecto mientras Janna y yo estábamos en un agujero mirándolos. Cuando cae el sol, la marea tapa todos los agujeros (a pesar de la resistencia feroz de los chicos) y la playa se vuelve otra vez normal, hasta el día siguiente.

Hobbiton: El mismo día que teníamos que visitar Hobbiton me encontré un anillo por la calle. Los chicos se pusieron felices de saber que serían portadores del anillo de poder en su visita a Hobbiton, la ciudad de los hobbits. ¡Hay que ser muy fan del señor de los anillos, pero claramente lo somos ya que nos encantó!

Hobbiton está en un pueblo llamado Matamata, en medio del campo. Los precios son carísimos ya que no somos los únicos fans del señor de los anillos, pero claramente se puede decir que al dueño de la granja donde esta Hobbiton le toco la lotería. La familia Alexander posee unas 1000 hectáreas, donde hay unas 500 vacas, pero sobre todo le sobraba tierra así que se la alquiló a Peter Jackson para que allí situara la Comarca del Señor de los Anillos. Hicieron la peli, quitaron todo y se fueron. Salvo que empezaron a venir fans que querían ver donde se rodó la película. Pero claro, no podían ver nada. Salvo que la película fue un mega éxito y decidieron hacer el Hobbit en el mismo lugar. En ese momento, el señor Alexander vio el negocio. En vez de hacer las casas de la Comarca de plástico o papel y quitarlas rápido, las hicieron de verdad… y ahora Hobbiton es uno de los puntos más visitados de Nueva Zelanda. Poder tomar una Ginger Beer en el Green Tavern es espectacular!

Viajar con niños a Bay of Islands

Fuimos a Bay of Islands desde Auckland tras coger el camping car. Por cierto, podéis leer nuestro post sobre Viajar por Nueva Zelanda en camping car.

La primera noche, al ser un poco rookies con esto del camping car y no estar seguros de si poder dormir o no en la naturaleza, fuimos al parque Tawharanui y asistimos a uno de los atardeceres más bonitos….y a uno de los amaneceres más bonitos, ya que teníamos tanto miedo que nos pusieran una multa que nos despertamos al alba!

Llegamos entonces a la Bay of Islands, donde tomamos un crucero a Hole in the Rock. El crucero también tenía que permitirnos nadar con delfines, uno de los sueños de Janna. Los pudimos ver, pero al tener bebes delfines no nos permitieron nadar con ellos. En el crucero también nos paramos en una isla de la Bay of Islands, un espectáculo como podéis ver en las fotos.

Visitamos Russell, que fue la primera capital de Nueva Zelanda. Es divertido para nosotros europeos cuando ves los carteles de Historic Building o Historic place en Nueva Zelanda. El edificio más antiguo que se conserva de Nueva Zelanda es de final del siglo XIX. El edificio de mi piso en Paris creo que fue construido antes J

En Russell dormimos directamente frente a la playa, obviamente totalmente prohibido pero nadie nos dijo nada, así que… Los chicos se pasaron la tarde buscando y comiendo mariscos.

Después de Bay of Islands, tuvimos la duda entre ir más al norte para ver ninety mile beach (una de las playas más largas del mundo) o ir más al sur. Unos neozelandeses amigos nos dijeron mejor el sur, donde hay menos turistas y mejores playas así que allí fuimos. Encontramos en Whale Bay una playa preciosa, no tan bonita como las de Polinesia pero poco le faltaba. Y no había NADIE!

Viajar con niños a Rotorua

Rotorua es EL punto turístico de la Isla del Norte. Pero la verdad no fue nuestro punto favorito, seguramente por la cantidad de turistas. Nosotros al ser viajeros intentamos evitarlos, pero no siempre es fácil J

Rotorua es una ciudad en medio de un volcán (al lado no, en medio). Toda la ciudad huele a azufre, la comida huele a azufre, la ropa huele a azufre. Al cabo de 15 minutos, hueles a azufre. Tardas bastante en acostumbrarte. Vas a un parque para intentar respirar aire puro y en medio hay un mini lago que huele a azufre.

En Rotorua hay cada jueves un Night Market, aunque el mercado de noche termina a las 9 de la noche y es aun de día. En el mercado se come fenomenal, los mejores dumplings que comimos hasta ahora (los mejores de mi vida como diría mi mamá), seguramente hasta que lleguemos a China. (nota: estoy publicando mientras estamos en Malasia, y debo decir que en el mercado de Kuala Lumpur son mejores…)

Los Redwoods Treewalks son una de las atracciones de Rotorua. Los turistas van todos por arriba, a ver los Kauri, los arboles nacionales de Nueva Zelanda. La verdad es que se ve igual de bien desde abajo y sobre todo, por debajo es gratis. Hicimos una pequeña caminata de 10 kilómetros, donde por suerte no olía más a azufre, por la noche, dormimos en los Waikate Hotsprings, baños de agua caliente.

Pero el punto más importante de Rotorua es Wai-O-Tapu, donde la actividad volcánica esta en plenitud. Hay un Geyser que se llama Lady Knox que a las 10h15 se pone en erupción. Pero claro, una vez que has ido a Islandia, Wai-o-Tapu es un poco decepcionante. En Islandia el Geyser sale cada x minutos, fuerte, quemando y alto. En Wai-o-Tapu, hay unas doscientas personas sentadas delante de unas piedras, llega una chica, le pone unos polvos a un agujero adentro de las piedras y tres minutos después sale un líquido con burbujas del agujero, un poco cuando pones leche a hervir. Los niños pensaron obviamente que eso es trampa, que no es un geyser, que ellos han visto geysers con su tía en Islandia, que ellos no son turistas… total, bonito, pero no fundamental

Saliendo de Rotorua dirección Tongariro, pasamos por Taupo que tiene dos características: tiene el McDonald´s elegido como el más bonito del mundo (aunque la comida es la misma) y hay una atracción llamada hole in one. Es un hoyo de golf en medio del lago que tienes que meter desde la orilla del lago, a 100 metros. Vale un dólar la bola y la gente compra de a cien. Nos quedamos treinta minutos y nadie consiguió siquiera acercarse. Al finalizar el día, debe haber miles de bolas en el lago que tienen que ir a buscar. Buen negocio!

Viajar a Tongariro con niños

Tongariro es Mordor así que no fue difícil convencer a los niños que tenían que llevar el anillo de poder desde Hobbiton (la comarca) a Tongariro (Mordor) para poder así llevarlo a la montaña del destino.

cof

El Tongariro Alpine Crossing es un precioso trek de 20 kilómetros que pasa por paisajes hermosos. Hay momentos que son un poco duros, pero más la bajada que resbala mucho que la subida en si. Es considerado uno de los treks más bonitos del mundo así que hay mucha gente que lo hace. Pero el lugar es tan grande y las vistas tan buenas que no te sientes agobiado.

Terminamos en Wellington, donde nos quedamos un par de días haciendo deporte, festejando el cumpleaños de Janna que hacia pole y visitando el museo Te Papa, muy bonito. Museo ideal en el país ideal.

Viajar en Camping Car por Nueva Zelanda

Aquí os pongo algunos trucos para viajar en camping car o autocaravana por Nueva Zelanda. Nosotros lo estamos haciendo ahora, hemos alquilado una autocaravana durante 28 días de Auckland hasta Christchurch, y ahora mismo estamos en la mitad exacta del viaje ya que estamos en el ferry de Wellington a Picton, de la isla del Norte a la Isla del Sur.

Cómo alquilar un camping car en nueva Zelanda:

Hemos mirado muchas páginas y no, no existe el chollazo o por lo menos no hemos sabido verlo. Lo cual es una lástima porque es muy caro. Este es un punto importante. Entre el alquiler, el seguro, la gasolina y los campings, viajar en camping car por Nueva Zelanda es más caro que alquilar un coche y dormir en airbnb o hoteles baratos.

Nosotros, tras mucho buscar, lo hemos hecho a través de Motorhome Republic. Tienen una web muy clara y concisa y comparan la gran mayoría de los proveedores de autocaravanas.

Cuidado con los gastos ocultos, al precio de partida hay que añadir:

  1. El seguro: son 50$ por día, unos 30€ al cambio. La verdad, estaba por no coger el seguro, pero si no lo tomas te cogen 5000€ como depósito de tu cuenta que te devuelven al final si no ha pasado nada y sobre todo le añaden 2% (y tu banco seguramente otro 2%). Y cuando te devuelven el dinero más o menos lo mismo. No es una simple autorización, es un cobro. Así que aparte de bloquearte la cuenta te cuesta unos 200€ de comisión bancaria.
  2. Las tasas, sobre todo, el  one-way fee para devolverlo en otra ciudad.
  3. La gasolina: Nuestro camping car gasta 13 litros cada 100km y ya llevamos 1600km en la isla del norte. Y nos queda el sur. Así que en la mitad del viaje hemos gastado más de 200 euros de gasolina

Dónde dormir en camping car en Nueva Zelanda

Todo depende del tipo de vehículo que alquilas. La principal diferencia es si es “self-contained” o no. Self-contained quiere decir que se duerme, ducha, come y vas al baño en el camping car y que este no pierde ningún “liquido” y todo se queda en él.

Si tu camping car es self contained, como el nuestro, entonces tienes varias opciones:

  1. Dormir en un camping del DOC (department of conservation). Hay de varios tipos, del ultra básico sin duchas con sólo lugar para aparcar y baño, al super camping con barbacoa y cocina (y duchita caliente!!). Nosotros no hemos dormido en ninguna ya que hay que reservar mucho tiempo antes.
  2. Dormir en un camping privado: Los hay también de todos los tipos, desde los que tienen las mejores instalaciones, que suelen ser los Top10 hasta los más básicos. Cuestan unos 25$ por persona y por noche y a día de hoy, todavía me cuesta entender la ventaja. Hemos dormido en dos campings y en ambas veces nos decepcionó ya que no entendemos el valor añadido. El real valor añadido que le veo es que el camping tiene barbacoa y viene bien para no tener que cocinar en el camping car.
  3. Dormir en la naturaleza. Es lo que vamos haciendo hasta ahora. En cada ciudad está claramente marcado dónde se puede dormir de forma legal y gratuita por internet. El problema es que esos espacios están siempre llenos. Así que hemos decidido que dónde nos gusta, aparcamos el camping car y dormimos. Nos pueden multar con 200$ por noche, pero la verdad, nunca ha venido nadie a decirnos nada J

Mantenimiento del camping car en Nueva Zelanda:

Esta parte es un poco la más pesada del viaje en autocaravana.

Como dormimos en la naturaleza, no hay duchas. Así que nos duchamos todos en el camping car. Para no gastar energía, nos duchamos con agua fría. Aun así, cada dos días hay que vaciar en las dump stations el agua gris y el agua negra y rellenar el agua.

En cambio, nuestro camping car tiene una autonomía eléctrica muy buena. En estos quince días solo lo hemos enchufado una vez a la red eléctrica. Y eso que en la agencia nos decían que tendríamos que dormir cada dos noches en un camping con electricidad para no tener problemas.

Las grandes ventajas de viajar en camping car en Nueva Zelanda:

  • A los chicos les gusta, tienen más espacio para jugar en las largas horas de viaje
  • Ofrece mucha flexibilidad a la hora de decidir dónde se va, dónde se duerme. Muchos días decidíamos dónde dormir justo cuando va cayendo el sol
  • Se puede preparar buenas comidas a pesar que todo el mundo nos decía que no.
  • No hay que hacer – Deshacer la maleta en cada parada
  • Si miras el tiempo en tu móvil, puedes orientar y cambiar tu viaje de manera a aprovechar al máximo el buen tiempo
  • Las distancias son grandes, pero siempre hay cosas bonitas que ver en Nueva Zelanda, así que rara vez haces más de 250km en un día.
  • Es una casa y para nosotros que viajamos desde hace cinco meses, viene bien tener una casa por más que una semana

Las grandes desventajas de viajar en camping car en Nueva Zelanda.

  • Es caro. Muy caro. ¿Pero ya lo he dicho no?
  • Los Neo-Zelandeses no son muy agradables cuando tienen un volante entre las manos. Y conducir una autocaravana por la izquierda no siempre es fácil…
  • Uno viaja muy lento. Cuando en google maps pone que vas a llegar en tres horas, mejor cuenta cuatro
  • La falta de intimidad cuando viajas en familia con dos niños. No doy detalles, pero todo el mundo entiende.
  • No hay que hacer ni deshacer maletas, pero la verdad es que siempre se está arreglando cosas y poniendo orden

Las dos aplicaciones que te pueden ayudar:

  • Campmate: fundamental para ver dónde está todo, desde campings a dump stations pasando por duchas públicas, lugares que ver…
  • Bookme: para contratar actividades con descuento. Es un tipo Groupon que ya hemos utilizado tres veces

Mucha suerte en vuestros viajes!