Viajar a Patagonia con niños

Dias 51 a 78 de nuestra vuelta al mundo

Aunque llegar a Patagonia es más fácil ahora para nosotros que para Perito Moreno, sigue siendo toda una expedición.

Tras dejar atrás la lluvia de Mendoza, la lluvia de Iguazú, decidimos ir a Patagonia desde Mendoza a través de Chile, para conocer…la lluvia de Santiago.

Pero antes, pudimos estar unos ultimos dias en la provincia de Mendoza, aprovechando los ultimos asados y haciendo canyoning en Potrerillos y viendo el Aconcagua, la montaña mas alta de America!

La puerta de la Patagonia Chilena es Pucón, a unos 800km de Santiago, que hicimos en un sólo día de coche. Para escribir la frase anterior tarde 10 segundos…para llegar de Santiago a Pucón tarde 10 horas…

Decidimos dormir entre Villarrica y Pucón, en unas cabañas que tenían dos elementos importantes que tenemos que tener en casa: estufa de leña interior y sobretodo calentadores de cama eléctricos. Esto último siempre me dio pánico por miedo (¿a electrocutarme?) pero la verdad es que es muy útil. A lo mejor se lo regalo a las mujeres con frio de mi vida, ellas se reconoceran!

El punto principal de Pucón es subir al volcán Villarrica, uno de los volcanes más activos y más accesibles del mundo. Descubrimos a nuestro pesar que no se puede subir si se tiene menos de 14 años. Pero no hay porque preocuparse, actividades no faltan en el área de Pucón:

  • Subir el Santuario El Cañi para llegar a la Laguna Negra, pero ojo con la nieve, que resbala!
  • Ver y hacer trekking en el parque Huerquehue
  • Visitar los Ojos de Caburgua y comprobar que en Patagonia, hay gente que posee miles de hectáreas y las cosas más bonitas, en vez de ser parques nacionales, como lagos, cascadas, ríos o montaña, son propiedad privada.

Y sobre todo, pasar el día en las increíbles termas Geométricas, que a día de hoy son las termas más bonitas que hayamos visto en nuestra vida. Vale muchisimo la pena.

En Pucón descubrimos la diferencia entre sol y lluvia de manera completamente gráfica. Enfrente de nuestra cabaña habia un volcan, el Villarica. Pues no lo vimos hasta el ultimo dia cuando se despejo el tiempo.

oznor

Rumbo al Sur, unos 150km, nos encontramos con Frutillar, una antigua colonia alemana que casualmente llegaron (una parte sólo) después de la segunda guerra mundial. Toda relación con los nazis queda a la apreciación del lector. Escuela Alemana, Museo Alemán, Cerveza Alemana y Club Social Alemán. Lo mejor, el pan negro de tipo…alemán.

En Frutillar vimos nuestro primer Rodeo (que por cierto no nos gustó) y pasaron dos eventos:

1/ Liam corrió por primera vez más rápido que yo: 49 minutos los 10 km

2/ comimos en nuestro primer buffet libre del viaje, algo que los niños nos pedían desde Lima. ¡Comieron tanto que les terminó sentando mal la comida!

Después de visitar Puerto Varas (un Lloret en Patagonia) y los preciosos saltos de Petrohue, decidimos irnos más al Sur.

Petrohue es el final del Cruce Andino, por dónde se puede pasar a Bariloche tras dos días de navegación sobre tres lagos, o pasar a través de dos días de trek llamado el paseo por las nubes. Debe de ser glorioso…para una próxima vez.

Empezamos la ruta por la carretera austral chilena. En la mayoría de su camino es una carretera de ripio, pero un coche normal puede ir sin problema. Nos quedamos un par de días en el parque Pumalin. Para llegar, hay que tomar el ferry.

No reservamos el ferry (ni siquiera miramos a qué hora salía). Llegamos a Hornopiren a las 11h30 y descubrimos que el ferry tenía hora de salida a las 9h…lástima. Salvo que el ferry estaba retrasado por mal tiempo y seguía en Hornopiren.

Al querer comprar tickets, no nos pudieron vender ya que habían vendido todos los boletos del día pero nos dijeron de hacer la cola…por si acaso…fue muy dramático ver como entraban todos los coches, camiones, mientras el ferry se quedaba sin plaza. ¡Pero la suerte nos ayudó esta vez y pudimos subir los últimos al ferry!

Nos permitió quedarnos un día más en el Parque Pumalin, mientras dormíamos en Chaiten. Las vistas desde Chaiten son extraordinarias en un dia sin nubes

El parque Pumalin es precioso, para ver en un día sin lluvia. Ya que no pudimos subir al volcán Villarrica (ni al Volcán Hekla, en Islandia), decidimos probar fortuna en el Volcán Chaiten, a ver si a la tercera va la vencida. El volcán Chaiten se puso en erupción en 2008 y destrozó el pueblo de Chaiten. Y desde entonces sigue habiendo fumarolas en su cráter. Nosotros llegamos tras unas dos horas de subida, las vistas eran buenísimas. Otra vez se demostro que los niños pueden perfectamente hacer trekkings y subidas fuertes. Es mas, ahora estamos preparando Nueva Zelanda, donde haremos muchos trekkings.

El día de lluvia decidimos ir a las termas. Es una sensación muy rara meterse en aguas termales mientras graniza sobre tu cabeza. Eso sí, salir de las aguas termales mientras sigue granizando no se lo deseo ni a mi peor enemigo.

Siguiendo más al sur y en dirección argentina, nos quedamos en Futaleufu en The Lake House, dónde los niños pudieron hacer Stand up paddle

y yo un asado, para comprobar que la carne chilena no se puede comparar con la argentina. Pero ni por casualidad, lo que si se puede comparar es la belleza de los paisajes.

Y después del trekking en la reserva Futaleufu, llegamos a la Argentina. Llegamos tras un poco de ruta a Esquel, base ideal para visitar el parque los Alerces. Precioso, como veis en las fotos.

Nuestro plan el segundo día era hacer una excursión al Glaciar Torrecillas al cual íbamos a llegar tras 4h de caminata y 3h de navegación por el lago, pero llovió y se anuló. ¿Pero quién dijo que es peor quedarse en casa y hacer deberes mientras se come helado?

Como ya habíamos estado con los niños en el Sur de Argentina, en Calafate y visitando el glaciar Perito Moreno, decidimos ir más al norte y quedarnos 9 días en Bariloche. ¡Hicimos un intercambio de casa y pudimos visitar y contemplar lo precioso que es la Patagonia con sol!

Entre otras cosas visitamos:

  • El Cerro Catedral (subiendo a pie claro, no con el funicular J) y sus bellas vistas. Lo mejor, los niños hicieron una carrera con unas chicas de 11 años para ver quién bajaba más rápido, si Liam y Mael a pie o las chicas en funicular. Lástima que ellas se fueran al día siguiente porque ellos les esperaron abajo del funicular, con una sonrisa de oreja a oreja en plan How you Doin´?
  • El increíble Cerro Tronador a la frontera con Chile y poder tirarse bolas de nieve
  • El Parque Llao Llao, con el Parque Nahuelito y escala en la colonia suiza para ver el River y Boca en final de libertadores.
  • Excursión en Puerto Blest (unas 3 horas de barco en Total), la visita al lago Frías y la Cascada los Cantaros (Yuhuu, día sin trekking!)
  • Ir a San Martin de los Andes, pasando primero por la ruta de los siete lagos, dormir en San Martin y volver a través del Paso de Córdoba y el Valle Encantado.

Y sobre todo, comer asado, ciervo, trucha, jabalí, chocolate y helado, mucho helado!

3 comentarios sobre “Viajar a Patagonia con niños

  1. Los post de semana en semana, pasan ahora de mes a mes… 28 dias !, que estressss de vacaciones…que paisajes tiene la patagonia, que inmensidad y que largo es.
    lástima de la lluvia, y que alegria los volcanes al fin
    un fuerte abrazo

  2. Por lo menos trae 3 calentadores electircos: uno para Natalia, uno para Mariana y uno para mi 🙂
    Las fotos increibles y Janna fabulosa como siempre :* :* :*

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *