El Salar de Uyuni con niños

Dias 31 a 35 de la vuelta al mundo

El Salar de Uyuni y el Sud Lipez son la razón principal por la cual los viajeros vienen a Bolivia.
Se puede partir de tres lugares; desde Uyuni, lo más habitual, desde Tupiza, más caro y más largo y por último el más caro de todos, desde San Pedro de Atacama, Chile.

Nosotros, al venir desde La Paz, hicimos el Salar desde Uyuni.

Llegar a Uyuni:

Llegamos a Uyuni en avión y realmente no lo recomendamos. Tuvimos que tomar un vuelo muy temprano desde La Paz y entonces dormimos en una pensión un poco cutrilla. Ni Jan ni yo pudimos pegar ojo en toda la noche.
Así que nos hubiese sido mas cómodo y mas barato tomar un bus de La Paz a Uyuni, que tarda unas 9 horas.

Uyuni, que hacer en la ciudad:

Al llegar a Uyuni sobre las 8 de la mañana, tuvimos dos opciones. Tomar el tour hacia el Salar el mismo día (todos salen a las 10h30) o descansar tras la “noche” en La Paz y hacer el tour al día siguiente. Esto último fue lo que hicimos, lo que nos dio tiempo para visitar la “ciudad”.

Uyuni es una ciudad dedicada a la sal y al turismo y no necesariamente en este orden. Con polvo en las calles, pequeñas casitas y muchos forasteros, Uyuni es lo más parecido a una ciudad Western. En el centro, sólo hay pizzerías, agencias y casas de cambio. Ah, todo es mucho más caro que en el resto de Bolivia. Por ello, recomiendo tomar el tour el mismo día.
Por suerte, nuestros niños estudiaron todo el día, lo cual les permitió no estudiar en el salar.

Qué agencia elegir con niños:

Fuimos a ver 3 o 4 agencias para comparar. El itinerario para empezar en Uyuni y terminar en San Pedro de Atacama es el mismo para TODAS las agencias. Qué cambia entonces?
1/ el confort:
Se puede hacer el tour en modo 5 estrellas, durmiendo en los hoteles Taika. Sino, para el resto, están las miles de agencias con una noche en San Juan, con electricidad y ducha caliente (extra…), la llamaremos el Ritz, la segunda noche a 4300m de altura, un frio terrible, sin ducha caliente ni calefacción ni electricidad (como cargo el móvil?), durmiendo todo el grupo juntos, lo llamaremos el Hostalito.

2/ la comida
Ese detalle tiene su importancia. Si no quieres comer salchipapa para desayunar, salchipapa para comer y salchipapa para cenar, tendrás que pagar un pelín mas.

3/ el chofer/guía:
Seguramente el punto mas importante y en el cual no tenemos control. Hemos visto guías divertidos, que explican todo, que van con los clientes a las lagunas para explicarles o sacarles fotos…a nosotros no nos tocó uno de esos. Pero bueno, también hemos visto guías/choferes borrachos y el nuestro no lo era.
Fuimos con la agencia Esmeralda, pagamos 770 bolivianos por persona, los niños pagaron lo mismo. Transfer a San Pedro de Atacama incluido.

Pequeño truco: En el Salar de Uyuni hay conexion telefonica! Pero nosotros teniamos targeta Tigo y solo funciona…con Entel. Asi que los que vayais a Bolivia, elegid Entel como proveedor de datos si quereis tener internet en el salar!

Día 1; el salar du Uyuni

Salimos a las 10h30 y seguimos la laaaarga cola de 4×4 que salen de Uyuni todos a las 10h30. Porqué todos los 4×4 salen a la misma hora y hacen todos la misma ruta es un misterio. Cómo aguantamos durante 3 días muuuuchas horas de música boliviana pura y dura es otro misterio.
La primera parada es el cementerio de trenes. Imagínate trenes y locomotoras a vapor, en el desierto, con decenas de turistas subiéndose encima. Ahora añade una chica haciendo pole dance encima de la locomotora y dos chicos haciendo carrera y parkour saltando entre vagones. Y yo sacando fotos. Pues eso, cementerio de trenes.

Después de una pequeña parada en colchani (ir al baño son 5 bolivianos, señor), vamos por fin al salar de Uyuni 😉
El salar es sencillamente precioso.
Un desierto blanco en todo su esplendor.
Ideal para hacer miles de fotos, de día, de risa y también durante la puesta del sol.

Como todos, comimos en el hotel de sal, desde donde partió el Dakar hace algunos años. Y también como todos, visitamos la isla incahuasi. Al principio, no entendí la idea de la isla. Hasta que subimos a la isla y vimos las vistas desde lo alto, con el salar.

Lo mejor del salar?
Que los chicos pudieron conducir un 4×4! Y tambien las “funny pictures de Uyuni”

 

Dormimos y cenamos en San Juan, donde conocimos a unos chicos muy simpáticos de Madrid.
En el “hotel” pudimos tomar ducha caliente por 10 bolivianos. Entrar en la ducha no era fácil, el agua está caliente, pero decidirse a quitarse la ropa fue complicado. Pero una vez que estás bajo el agua, cómo vas a salir? Para evitar resolver estas cuestiones metafísicas, decidimos que los niños no necesitaban ducha.

Día 2: el Sud Lipez y La cordillera de los Andes.

Al despertar, descubrimos que la puerta de la habitación de los niños cerraba desde dentro. Y los muy cabroncetes la habían cerrado, así que estuve 30 minutos llamándoles a la puerta. Cuando la gente ya casi había terminado de desayunar, que pronto teníamos que partir…tuve la idea de preguntar por un doble de llaves. Fue una suerte porque a pesar de que golpeaba con toda mis fuerzas en la puerta, los chicos seguían roncando tranquilos.

El día 2 es muy largo y muy pesado a nivel de coche. Demasiado coche para nuestro gusto, sobre todo cuando hay poco feeling con el chofer y el viaje se hace aburrido.
Por suerte, muchas paradas, preciosas.
Se empieza por varias lagunas donde hay miles de flamencos rosas. Poder ver los flamencos en libertad es genial, nos encanto!


Después el desierto de Siloli donde está el Árbol de Piedra y miles de montañitas que los niños escalaron.

Y sobre todo pudieron comer su primer choripán, de Llama… buenísimo!

Para terminar en la laguna colorada, donde hicimos una caminata muy accidentada. Janna se metió de lleno en unas arenas movedizas y pensamos que dejaba allí la pierna o el zapato. El viento en la laguna colorada era brutal, hasta tal punto que caminar era realmente difícil.

De noche, dormimos los 6 del grupo en la misma habitación, con un frio bestial (dormimos todos en térmicas arriba y abajo, Janna con medias y guantes también.).
Lo bueno, no hay posibilidad de ducha…

Día 3: las termas y llegada a Chile

Lo mejor de la segunda noche es que es muy cortita. A las 4am te despiertan, desayunas y sales pitando para ser de los primeros en llegar a los Géiseres. Dos cosas:
1/ con los niños, no fuimos de los primeros
2/ te dicen que son Géiseres y no lo son, son fumarolas, preciosas sobre todo con la luz del sol que sale. Me pongo romántico escribiendo este blog…

Después, fuimos a las termas. Me recordó mucho a Islandia, donde mi hermana no quiso ir a las aguas termales. Bajo un frio terrible, te pones en bañador y al agua. De nuevo, entrar es fácil…salir ya hablaremos cuando toque. Pero bueno, fue el primer agua que los chicos tocaron en 3 días…
Es sencillamente genial.

Tras visitar el desierto Salvador Dalí (nuestro guía dice que se llama así porque Dalí lo visitó, pero no me lo creo), vemos la laguna verde y la blanca.

La verde dicen que es preciosa con viento ya que el color se pone más claro. Cuando fuimos…no había viento.
La blanca en cambio era espectacular.


Después de un intento de soborno del chofer, nos despedimos. No fue el chofer que necesitábamos.

Sobre las 12 y tras pasar la frontera, llegamos a San Pedro de Atacama.
En San Pedro, estuvimos 2 días con sabor a muy poco. Tuvimos tiempo de alquilar unas bicis (genial) y ver la quebrada del diablo y sobre todo las termas de Puritama que recomendamos!

4 comentarios sobre “El Salar de Uyuni con niños

  1. espectacular,
    vamos a tomar buenos apuntes de tu experiencia , para la próxima visita al Salar.
    Las fotos geniales, y super divertidas –
    ¿ en que os quiso estafar el chofer ???

    un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *